Segunda oportunidad o “fresh start”

Segunda oportunidad o “fresh start”

¿Qué puedes conseguir acogiéndote a la Ley de Segunda Oportunidad?

Tener a tu disposición dos grandes instituciones o conceptos: primero, el acuerdo extrajudicial de pagos y segundo, la exoneración del pasivo insatisfecho (deuda).

Con el acuerdo extrajudicial de pagos, se abre la posibilidad de que las personas físicas y empresarios autónomos puedan alcanzar convenios con sus acreedores en la misma medida que lo puede realizar una empresa, sin necesidad de iniciar un procedimiento concursal propiamente dicho.

Con la exoneración del pasivo insatisfecho, se prevé que la persona física o empresario dentro de un procedimiento concursal pueda verse liberado de la mayor parte de las deudas pendientes tras la referida liquidación siempre que, al menos, haya que habiendo intentado llevar a cabo un acuerdo extrajudicial de pagos con anterioridad a su concurso y que  ha perdido todos sus bienes tras la pertinente liquidación de su patrimonio  en beneficio de sus acreedores, pueda verse liberado de la mayor parte de las deudas pendientes tras la referida liquidación.

Con la exoneración del pasivo insatisfecho se prevé que la persona física o empresario, dentro de un procedimiento concursal, pueda verse liberada de la mayor parte de sus deudas pendientes siempre que previamente (entre otros requisitos):

i) se haya intentado llevar a cabo un acuerdo extrajudicial de pagos con anterioridad a su concurso
ii) que  haya liquidado sus patrimonio en beneficio de sus acreedores
iii) se demuestre que no ha existido una culpa grave respecto a la situación de insolvencia y declaración de concurso.

En Ramis Abogados hemos tenido casos de éxito donde hemos conseguido para nuestro cliente una exoneración de la deuda superior a 700.000 euros.

De este modo, se les posibilita a las personas que tienen una gran cantidad de deuda poder volver llevar una vida normal, ser solventes y reemprender sus negocios sin el “peso” de un constante problema del pasado.

¿Cómo funciona la ley de segunda oportunidad?

Se tramita como un concurso de acreedores y se presenta ante el Juez del concurso una vez concluida la liquidación de la totalidad de los bienes del deudor en beneficio de sus acreedores o bien por conclusión del concurso por falta de masa activa.

¿Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Como ya hemos indicado, el primer paso es intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con los acreedores.

En caso de fallar esta negociación es cuando se activará la vía de la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cuáles son los requisitos para beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad?

El texto legal establece las condiciones que deben darse para poder iniciar el proceso. Los recoge el artículo 178bis LEC:

Solo se admitirá la solicitud de exoneración del pasivo insatisfecho a los deudores que la ley llama de buena fe. Se entenderá que concurre buena fe en el deudor siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

1.º Que el concurso no haya sido declarado culpable. Esto es, que no se considere que el deudor haya provocado o participado en su propia insolvencia.

2.º Que el deudor no haya sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.

3.º Que haya celebrado o, al menos, intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos.

4.º Que haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, al menos, el 25 por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

5.º Que, alternativamente al número anterior y en caso de que no haya podido cumplir con estos pagos:

i) Acepte someterse a un plan de pagos durante 5 años.

ii) No haya incumplido las obligaciones de colaboración con la Administración Concursal.

iii) No haya obtenido este beneficio dentro de los diez últimos años.

iv) No haya rechazado dentro de los cuatro años anteriores a la declaración de concurso una oferta de empleo adecuada a su capacidad.

v) Acepte de forma expresa que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de cinco años.

¿Qué deudas se pueden cancelar?

  1. Si se ha podido satisfacer en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, al menos, el 25 por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios, se exonerarían el pago de todos los créditos ordinarios o el 75% en su caso y todos los  En este supuesto no hay distinción para los créditos públicos.
  2. En caso de que se opte por un calendario de pagos, se exonerarán los créditos ordinarios y subordinados pendientes a la fecha de conclusión del concurso, y exceptuando los créditos de derecho público y por alimentos. En cuanto a los privilegiados, se exoneraría la parte no cubierta por la garantía. En este caso, deberían abonarse mediante un plan de pagos de 5 años los créditos masa, privilegiados generales y los especiales hasta donde cubra la garantía, y ordinarios/privilegiados públicos, así como los alimenticios (personas a cargo).

¿Cubre la Ley de Segunda Oportunidad las hipotecas? ¿Qué ocurre con las deudas de Hacienda y Seguridad Social?

Si buscas un abogado especialista en la Ley de Segunda Oportunidad en Ramis Abogados somos personas al servicio de personas. Un equipo altamente cualificado que te acompañará y asesorará en la toma decisiones con la Ley de Segunda Oportunidad. Tu solución será nuestro éxito.

¿Necesita realizar una consulta jurídica cualificada?

Contáctenos sin compromiso