BEPI - exoneración del pasivo insatisfecho

Exoneración del pasivo insatisfecho: requisitos

Desde Ramis Abogados nos preocupamos por que nuestros clientes conozcan todas las posibilidades que tienen en el seno de un procedimiento concursal. En este caso, trataremos de explicar cuáles son los requisitos para la otorgación del beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho, es decir, la liberación de las deudas que no hayan podido ser pagadas dentro del concurso.

Este beneficio puede ser solicitado una vez finalizada la fase de liquidación de la masa activa o al inicio del concurso, cuando esta masa es insuficiente para satisfacer los créditos contra ella.

Es el Capítulo II del Título XI del Texto Refundido de la Ley Concursal el que se encarga de regular cuales son los presupuestos o requisitos que debe tener el deudor para poder acogerse a este beneficio.

Se encuentran divididos en dos artículos diferentes y consecutivos, el artículo 487, destinado a regular los presupuestos subjetivos, y el artículo 488, destinado a los presupuestos objetivos. Además, existe un presupuesto objetivo especial regulado en el artículo 493.

  1. Presupuestos subjetivos ex art. 487:

Como su propio nombre indica, los presupuestos de carácter subjetivo versarán sobre la propia persona, individualmente considerada, que pretende acogerse al mecanismo.

Pasemos a resumir cuáles son:

  1. En primer lugar, debe ser una persona natural. Es decir, no podrán acogerse al beneficio de la exoneración las personas jurídicas, independientemente del tipo que sean (como por ejemplo, sociedades mercantiles).
  • Además, debe ser de buena fe.

Esta expresión, a priori, puede resultar algo confusa, ya que el concepto de buena fe es amplio y puede concebirse de diversas formas. Por ese motivo el propio artículo expone cuándo se considerará que el deudor es de buena fe:

  1. Que el concurso no haya sido declarado culpable. Es decir, el Juez valorará si la situación de insolvencia no se ha producido de forma intencionada o mediando culpa grave.
    1. Que el deudor no haya sido condenado en los 10 años anteriores a la declaración de concurso por los siguientes delitos:
      1. Contra el patrimonio.
      1. Contra el orden socioeconómico.
      1. De falsedad documental
      1. Contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social.
      1. Contra los trabajadores.
  • Presupuestos objetivos ex art. 488.

En este caso, se exponen los presupuestos que afectan a las condiciones externas del propio deudor. Así:

  1. Que haya saldado los créditos contra la masa y los créditos privilegiados.
  • Que hubiera celebrado (o, al menos, intentado) un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores. Es común que, antes del inicio del concurso, se trate de alcanzar un acuerdo con los acreedores, estableciendo un plan de pagos para saldar (en todo o en parte, la deuda). Lo más normal es que los acreedores no acepten la propuesta o directamente no asistan, pero no afecta a este requisito, puesto que es suficiente con haberlo intentado.

No poder cumplir con este requisito no es el fin, la Ley concursal regula un método alternativo y especial que se aplicará cuando el deudor de buena fe no cumpla el presupuesto.

  • Presupuesto objetivo especial ex art. 493

Podremos acogernos a la exoneración del pasivo insatisfecho a un cuando no se haya podido cumplir el requisito objetivo, siempre y cuando se cumpla el denominado “presupuesto objetivo especial”, regulado en el artículo 493, el cuál pasamos a exponer.

Es importante destacar que, si se acude a este presupuesto especial, la deuda no quedaría exonerada inmediatamente, sino que se aprobaría un plan de pagos.

Los requisitos son los siguientes:

  1. No haber rechazado una oferta de trabajo adecuada a la capacidad del deudor en los 4 años anteriores a la declaración del concurso.
  2. Haber cumplido con los deberes de colaboración e información al Juez del concurso y administración concursal.
  3. No haber obtenido el beneficio del pasivo insatisfecho en los últimos 10 años.
  4. Aportar una propuesta de plan de pagos a, como máximo, 5 años de los créditos contra la masa, privilegiados, por alimentos y parte de los ordinarios.

Así, una vez transcurra el plazo fijado en el plan de pagos, se exonerará al deudor definitivamente del pasivo insatisfecho.

En conclusión, el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho solo se concederá a los deudores personas naturales, que hayan actuado de buena fe que hayan satisfecho los créditos privilegiados y contra la masa y celebrado (o intentado) un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores o que presenten un plan de pagos.

El presente artículo informativo se publicita a efectos meramente orientativos, no constituyendo en ningún caso asesoramiento legal directamente aplicable y vinculante. Si desea asesoramiento sobre su caso concreto, no dude en contactar con nosotros: administracion@ramisabogados.com

Luis García Rozalén, Asistente Equipo Jurídico.
Correo: garcia@ramisabogados.com

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email