deudas

¿Qué efectos tiene la declaración del concurso para los créditos del deudor?

 

Desde Ramis Abogados nos preocupamos de que nuestros clientes conozcan cómo puede afectar a su situación empresarial la declaración de concurso de acreedores.

Es el Título III de la Ley Concursal el que se encarga de regular cuales son los efectos de la declaración de concurso de acreedores. Este título se encuentra dividido en capítulos, destinados a especificar los efectos sobre el deudor, las acciones individuales, los créditos y los contratos.

En el presente artículo se procede a analizar los efectos que regula la ley concursal en relación con los créditos del deudor.

  • El primer efecto que se debe tener en cuenta afecta a los intereses que se generan, naturalmente, de los propios créditos. Así pues, dispone el artículo 152.1 de la Ley Concursal que, desde el momento en que se declara el concurso, se suspende el devengo de intereses, sean legales (dispuestos por ley) o convencionales (pactados entre acreedor y deudor).

La regulación de este extremo se cierra con el artículo 151.2, en el que se establece que los intereses provenientes de créditos salariales y de créditos con garantía real sí que se devengarán, de la siguiente forma:

  • Los provenientes de créditos salariales, como, por ejemplo, nóminas adeudadas a los trabajadores, devengarán el interés legal del dinero. En el año 2.021, el interés legal del dinero es de un 3%.
  • Los provenientes de créditos con garantía real, como, por ejemplo, un crédito hipotecario que tenga como garantía un determinado inmueble, devengarán los intereses que se hayan pactado (hasta donde alcance el valor de la garantía).
  • El segundo afecta a la compensación de créditos. De acuerdo con el artículo 153.1 de la Ley Concursal, la declaración de concurso no afectará a la posibilidad de compensar créditos, siempre y cuando hubieran existido los requisitos para compensarlos antes de la precitada declaración de concurso.

El apartado segundo del artículo 153 establece que, una vez se declare el concurso, no se podrán compensar créditos (a no ser, como se ha mencionado, que los requisitos para realizar la compensación hubieran existido antes de la declaración de concurso). También se podrán compensar aquellos créditos que provengan de una misma relación jurídica (en la que el concursado sea deudor y acreedor de un mismo tercero).

  • El tercer efecto afecta al derecho de retención sobre los bienes y derechos del concursado. Una vez declarado el concurso quedará suspendido el derecho de retención sobre los bienes y derechos del concursado, afirma el artículo 154.1 de la Ley Concursal. Sin embargo, si una vez concluido el concurso los bienes susceptibles de retención no han sido subastados o vendidos, deberán ser devueltos a aquel tercero titular del derecho de retención que no haya visto satisfecho su crédito de forma íntegra.

El apartado tercero de este artículo establece una excepción relativa a aquellas retenciones administrativas, fiscales, laborales y de seguridad social, que no se verán afectadas por lo anteriormente dispuesto.

  • Finalmente, el cuarto y último efecto lo encontramos en el artículo 155 y hace referencia a la prescripción de acciones. Como norma general, desde el momento en que se declare el concurso se interrumpirá la prescripción de acciones contra el concursado (por aquellos créditos que sean anteriores al concurso). Esta interrupción de la prescripción dura hasta la finalización del concurso y no afecta a los deudores solidarios, fiadores y avalistas (siempre y cuando no estén concursados).

De esta forma, aquél acreedor que quiera interponer una demanda para reclamar el pago de un crédito, no se verá afectado por el cómputo de plazo de prescripción, puesto que ésta se interrumpe. Sin embargo, si quisiera dirigir la acción contra un deudor solidario, fiador o avalista del crédito, sí que debe tener en cuenta los plazos de prescripción de la acción.

Cuando el concurso finalice, el cómputo del plazo para la prescripción se iniciará de nuevo, dispone el artículo 155.4.

A modo de ejemplo, si a un acreedor le quedaba 1 día de plazo para ejercitar la acción y declaran al deudor en concurso de acreedores, cuando éste finalice volverá a tener todo el plazo legalmente establecido, y no tan solo 1 día.

En conclusión, la declaración de concurso de acreedores afecta y mucho a múltiples aspectos del concursado. En este caso se ha centrado la explicación en como afecta a los créditos, los cuales generalmente no devengarán intereses, no podrán ser compensados ni retenidos y no se computará plazo de prescripción de las acciones relacionadas con los mismos, salvando las excepciones ya expuestas.

Si cree que se encuentra en una situación de concurso y/o desea asesoramiento, no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderle y ayudarle.

El presente artículo informativo se publicita a efectos meramente orientativos, no constituyendo en ningún caso asesoramiento legal directamente aplicable y vinculante. Si desea asesoramiento sobre su caso concreto, no dude en contactar con nosotros: administracion@ramisabogados.com

 

Luis García Rozalén, Asistente Equipo Jurídico.
Correo: garcia@ramisabogados.com

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email